Mejores prácticas en asignación de trabajo

<< Click to Display Table of Contents >>

Navigation:  Bizagi Studio > Mejores prácticas y recomendaciones de implementación >

Mejores prácticas en asignación de trabajo

La asignación de trabajo es el quinto paso del Asistente de Automatización de procesos donde se definen los participantes para cada actividad de su proceso. Los participantes son usuarios que tienen las cualidades para ser asignados a actividades. Cada tarea creada por la interacción del usuario final requiere una definición que le permita a Bizagi asignar los usuarios correctos dentro de su organización.

 

Bizagi evalúa automáticamente las reglas de asignación definidas para cada tarea y selecciona uno o más usuarios que cumplan con las condiciones dadas desde la lista del usuario. Sólo estos usuarios tendrán podrán trabajar en la actividad que se les asigna.

 

Esta sección ofrece algunas recomendaciones para definir correctamente estas reglas de asignación.

 

Controle el número de usuarios que se pueden asignar

La asignación de una sola tarea a cientos de miles de usuarios es una mala práctica.

 

Utilice el método de asignación Todos solo cuando sea necesario

Cuando defina la asignación de trabajo para sus diferentes actividades, evite el uso del método de asignación Todos cuando sea posible. El uso de esta característica implicará un gran grupo de usuarios y por lo tanto va a exigir más recursos y creará un Log más grande. Por lo tanto, debe ser utilizado cuando sea estrictamente necesario, y asegurándose de que hay uso de filtros adecuados (por ejemplo, por roles y habilidades, posiciones).

Opciones:

Por ejemplo, es posible que desee evaluar si determinadas actividades pueden usar la característica de reasignar en vez de tener disponible la asignación para más de un usuario desde el principio.

 

Evite la asignación de tareas que podrían asignar a muchos usuarios (más de 10)

En el Método de Asignación Todos, las asignaciones se dan a todos los usuarios con las características indicadas.

Esto funciona bien en el entorno de desarrollo, donde hay 5 a 10 usuarios creados, y estas asignaciones se convertirán en uno o dos usuarios. Sin embargo, cuando un proceso se implementa en la producción, los proyectos pueden tener miles de usuarios. La asignación de una actividad a miles de usuarios es una mala práctica, y aumentará el tiempo necesario para ejecutar lo que resulta en problemas de rendimiento.